Drogas: Una creciente problemática para la sociedad


Ya no cabe dudas de que el tráfico y consumo de estupefacientes es una creciente problemática para nuestra sociedad, lo que se refleja en que la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), para contenerla un poco, realiza a diario en toda la geografía nacional, decenas de operativos en los que se incautan sustancias ilícitas en los barrios de las principales ciudades, así como en las diferentes comunidades y en ocasiones, se detectan contrabando de drogas en puertos y aeropuertos, las que luego son incineradas ante las cámaras de televisión.

Esto ha motivado que el número de casos aumente en los tribunales en lo que va de año, porque la mayoría de los detenidos, teniendo como testigos a ayudantes fiscales, son remitidos a los jueces con todas las pruebas correspondientes a fin de que terminen donde deben estar, en la prisión.

De acuerdo a la Fiscalía del Distrito Nacional, este año se han sometido a los tribunales 681 personas, por tráfico y consumo de drogas, lo que representa un 9 por ciento de los sometimientos totales, y se han condenados 450 personas, para un 87 por ciento de los presentados en dicha instancia.

Estas cifras indican los altos niveles de consumo y venta existentes en el país.

Ya ni siquiera importa el estatus social, ni las instituciones a las que pertenezcan los involucrados, pues el sumo interés de los que se han desviado es hacerse de riqueza y poder lo más rápido posible, por lo que son sometidas a los procesos judiciales hasta lograrse condenas satisfactorias.

Muchos ni siquiera paran mientes en detenerse a pensar que cuando son atrapados, la ley ordena que les sean confiscados los bienes adquiridos mediante el tráfico de drogas y el dinero sucio.

EL CONSUMO Un estudio realizado por la Asociación Pro Bienestar de la Familia, PROFAMILIA revela que la población de 12 a 65 años, a nivel nacional, presentó que el 2.6% de la población urbana ha utilizado tranquilizantes sin prescripción médica, el 2.3% ha consumido marihuana y el 2.1% ha admitido el consumo de cocaína.

Esta “Encuesta Nacional de Hogares en Prevalencia de Drogas”, fue realizada en conjunto con la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD).

LA PREVENCION

El Consejo Nacional de Droga (CND) a ejecutado en los últimos cinco años múltiples proyectos donde se han involucrado diversos sectores de la población y todos están destinados a alcanzar un objetivo principal, el cual es acabar de una vez y por todas con el consumo de drogas en la sociedad dominicana.

El Estado dominicano, a través del CND, iniciará ese plan en conjunto con las instituciones encabezadas por el Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (MESCyT), el Despacho de la Primera Dama (DPD) y la Red Dominicana de Universitarios, en un esfuerzo en su lucha perseverante contra las drogas para el bienestar de todos los dominicanos.

Este mal esta afectando a la gran parte de los jóvenes de nuestro país, pues muchos de ellos dejan los estudios y pasan hacer delincuentes profesionales, situación que se expresa en robos, atracos, violencia, promiscuidad, prostitución y embarazos no deseado, entre otras.

Se observa que muchos jóvenes cuando no tienen para comprar la sustancia tienden a ser agresivos con sus familiares más cercanos, y en ocasiones hasta robarles o quitarles la vida.

Una de las razones para que la jóvenes lleguen a este problema son los maltratos, rechazos de los familiares, lo que les produce una baja en su autoestima, depresión, falta de concentración en los estudios y falta de oportunidades para integrarse a la sociedad, entre otras.

El consumo de drogas, de lo personal pasa a lo familiar, pues cuando un joven está sumergido en este mal, también lo están sus familiares, amistades y hasta la comunidad donde se desarrolla, pues son los principales perjudicados por esta actividad, muchos de ellos llegan a morir, pero este problema de las drogas no es solo de esta nación sino de todos los países del mundo, y lo lamentable es que va en aumento entre los jóvenes que se están sumiendo a este mal.

En ese sentido, los jóvenes que ingieren drogas ocasionalmente o que ya son adictos están fuertemente influidos o relacionados con el aumento de la violencia social y la comisión de delitos. Para prevenir y paliar estos males, las instituciones del Estado deben ejecutar estrategias preventivas para desarrollar programas con las comunidades que involucren a los padres, juntas de vecinos, clubes deportivos y líderes religiosos y comunitarios, para poder prevenir el consumo de drogas en los jóvenes que integran las comunidades.